Thursday, February 8, 2018

EL CRISTO DE LA PELICULA DE MARCELINO PAN Y VINO



Este Cristo de la película 'Marcelino Pan y vino' , ese amigo a quien un inolvidable Pablito Calvo daba de comer todos los días a escondidas de los frailes del convento, actualmente preside el altar de la capilla de las Carmelitas descalzas de Don Benito, Badajoz  y llegó ahí por iniciativa de un ingeniero de sonido del largometraje, originario de la localidad de Guareña, quien tenía a una hermana en ese convento.

Es sin duda uno de sus tesoros mejor guardados, a la vez que objeto de admiración y curiosidad de los turistas que visitan esta ciudad.

El Crucificado, una vez terminada la película en el año 1954, no tenía ningún valor para los estudios. Fue idea del ingeniero Miguel López Cabrera el enviarlo al Convento de Carmelitas de Don Benito cuya iglesia había sido desmantelada durante la Guerra Civil.

Las posadas de San Juan de la Cruz...

“In principio erat Verbum”

Cuando San Juan de la Cruz era rector del Colegio de Baeza, hacían los frailes una procesión que consistía en llevar en andas una imagen de la Virgen María por los claustros del convento en la noche de navidad. Detrás de cada puerta del claustro, que eran cuatro, el padre fray Juan de la Cruz puso a unos religiosos para que contestaran desde dentro cuando desde afuera les pidiesen posada. La procesión avanzaba y sólo hasta llegar a la Iglesia se abría la puerta y entraba la procesión.

Cuenta el P. Alonso, que convivió en Granada con Juan de la Cruz, cómo celebraba él una de aquellas Nochebuenas: 

 “Fr. Juan hizo poner a la Madre de Dios en unas andas, y tomadas en los hombros por dos religiosos, y acompañadas por el siervo de Dios y los religiosos, caminaban por el claustro, y llegados a las puertas que había en él pedían posada para aquella Señora cercana al parto y para su esposo, que venían de camino. Y llegados a la primera puerta cantaron una letrilla que el Santo compuso. Y la glosa que hizo sobre esta letrilla, se fue cantando a las demás puertas."

Del Verbo divino
la Virgen preñada
viene de camino:
¡si le dais posada!

Wednesday, February 7, 2018

Es tu corazón....

Tu corazón es lámpara de la virgen prudente, que cuando saliere a recibir a su esposo, ha de llevar óleo de misericordia y lumbre de fe; y es una pequeña ración con que Dios se tiene por contento, como noble gavilán que con el corazón se satisface; es tu corazón consistorio divino donde Él trata sus secretos; y es el fornaz donde el ángel del gran consejo desciende a refrigerar los que dentro en Él andan; es tu corazón cámara pequeña del verdadero Eliseo, y es vaso de oro lleno del maná de la gracia celestial, puesto en el arca de tu pecho; es incensario con que se perfuma Dios; pesebre angosto dónde nace el niño Jesús; cama florida suya; huerto del rey Asuero, donde por su mano enjere diversas virtudes; es arco de la amistad de Dios, puesto en las nubes de las lágrimas para que se acuerde cómo nos ama; es ciudad pequeña de Dios que es alegrada con el ímpetu de la gracia; es tu corazón libro de la vida por dónde ha de ser juzgado; santo sepulcro del cuerpo de Cristo; altar donde sacrificamos a Dios nuestros deseos; paraíso donde Dios y sus amigos se comunican y deleitan; brasero de oro del templo de Dios; recibimiento limpio y espacioso de su santas mercedes, si está desembarazado y limpio, según debe, y guardado con toda guarda...

Francisco de Osuna
Tercer Abecedario Espiritual

"y dijéronme: Todo lo habemos entendido como si hablarais en francés".

Cuando la beata Ana de San Bartolomé quedó como priora en la nueva fundación del Carmelo francés en Pontoise, sentía gran impotencia por tener que celebrar su primer capítulo en la comunidad (en la cual ya había cuatro novicias francesas) sin saber hablar el idioma; ya antes al saber que sería priora de la comunidad y sintiendo su impotencia se quejaba al Señor diciendo:

"Mirad Señor, lo que quereís de mi hacedlo, por que yo no soy más que una paja. Y respondiendome: `Con pajas enciendo yo el fuego'. Quedé consolada, pareciéndome que pues Su Majestad lo quería, que pondría lo que faltase".

El viernes 21 de enero era el día en que se debía celebrar el capítulo conventual y no sabía cómo hacerlo, pues como dice "ni yo las entendía ni ellas a mí". Y entonces ocurrió lo que marcaría la vida de la comunidad en una buena convivencia y alegría: confortada ante el Santísimo Sacramento se fue al capítulo

y "tomando algún punto de la Regla, empecélas de hablar en mi lengua, fiada que Dios se lo daría a entender. Y así fue, que acabado el capítulo vinieron todas a mí tan alegres que lloraban de contento y devoción, y dijéronme: 'Todo lo habemos entendido como si hablarais en francés'. Di gracias a Dios y quedéme confusa viendo su bondad y cómo se acomodaba y acudía a mi ignorancia".

Tuesday, February 6, 2018

"Mi hija, cambiemos nuestras capas..."

"Profundamente formó la Santa a otro extraordinario instrumento de la reforma: Ana de Jesús, a quien llamó su hija y su corona... La Santa sabía que esta alma extraordinaria había sido elegida para seguir adelante su obra en España y de ahí extenderla más, y quería emplear el tiempo de su vida en común, que se le había dado disfrutar, para llenarla de su espíritu. A la Santa la movía claramente la misma relación que a nuestro Santo Padre Elías hacia Eliseo, su seguidor en el profetismo. Cuando en mayo de 1575 en Beas se despidió de Ana, y la dejó como priora del mismo convento, que con su ayuda había fundado, le dijo: "Mi hija, cambiemos nuestras capas; tome la mía que es completamente nueva y va bien con su edad; por el contrario, a mí la suya que esta usada y es vieja, me viene excelente". Ciertamente debemos ver en ello un trato simbólico, que debía ser expresión de su deseo, de que su espíritu descansase en su seguidora, lo mismo que Eliseo había pedido como regalo de despedida al gran profeta".

Santa Teresa Benedicta de la Cruz
(Edith Stein)
Una maestra en la educación y en la formación: Teresa de Jesús.

Monday, February 5, 2018

A solas con quien sabemos nos ama...

Si en una palabra podemos resumir toda la experiencia espiritual de Santa Teresa de Jesús, esa seria "Amistad", ella fue una mujer de su tiempo, insertada en el siglo de oro, no solo aportó a la Iglesia una reforma de su Orden religiosa sino una nueva manera de entender y vivir la relación con Dios que para su agitado siglo XVI resultaba no solo extraña si no peligrosa. Teresa no solo es la figura que a través de los siglos se ha creado la imagineria barroca, no es una santa que se vive en un éxtasis continuo o flotando sobre los aires sin tener los pies bien puestos sobre la tierra, ella es muy humana, muy mujer, muy Teresa, Teresa la grande como muchos le llaman.
           
Poseía una extraordinaria capacidad de relacionarse con los hombres y mujeres de cualquier nivel social, así la vemos relacionarse con la alta aristocracia española de su época, duques, príncipes, funcionarios reales y hasta con el mismísimo rey Don Felipe II, pero también con la gente que sentía mas suya, los mercaderes, carreteros, gente del pueblo que siempre le mostraron una ayuda incondicional en su empresa reformadora, y es que la madre poseía ese encanto único que robaba el corazón a todo aquel que le llegaba a tratar.

Teresa era una mujer sensible y afectiva, supo cultivar amistades profundas y espirituales con sus monjas, frailes y con todo aquel que tenia la fortuna de asomarse a su alma. Mujer de extraordinarios talentos y virtudes no pudo mas que ofrecernos su doctrina de oración basada en la "Amistad", para ella la oración no es otra cosa que un trato de amistad:

"No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama" (V 8, 5).

Desde el concepto teresiano, la oración deja de ser un ritual lleno de formulas memorizadas para convertirse en una relación intima de amistad con quien sabemos nos ama, el mismo Jesús nos a llamado amigos y la doctrina teresiana sobre la oración es su expresión por excelencia:

"Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre." Juan 15:15

La oración Teresiana es  una relación personal de tu a tu con el Jesús histórico que camina en medio de nosotros, la amistad como sabemos conlleva a un compromiso de confianza, seguridad y crecimiento entre los amigos, dialogar con Jesús como lo haríamos con uno de nuestros amigos terrenos y dejarle hablar  en el silencio de nuestro corazón es la llave para iniciar la aventura del camino espiritual hacia el castillo interior.

Todos sabemos que toda amistad debe cuidarse, aunque seamos concientes que el Señor esta siempre a nuestro lado debemos dedicarle tiempo a esa intimidad necesaria con El, debemos de ponernos tiempos, ya sea en la mañana o al anochecer o en medio de las ocupaciones cotidianas, una mirada de amor para quien nos mira siempre con amor será una bendición en nuestro caminar, esos momentos con el Señor  oxigenan nuestro espíritu y llenan de esperanza el corazón  y nos fortalecen en el momento de las pruebas.

Teresa sentía a Jesús muy cercano, ella le miraba y El la miraba a ella, los dolores y las alegrías de Jesús eran de Teresa y los de Teresa eran de Jesús.

En nuestros ajetreados días, en medio de nuestros ruidos externos e internos, como resuena el mensaje de amistad que nos propone Teresa? Hoy que las relaciones amistosas pueden ser tan impersonales y tan superficiales a que nos invita el mensaje teresiano  sobre la oración?

Santa Teresa llego afirmar esto que seria bueno llevarlo a nuestra reflexión:

"no estamos huecos... no estéis sin tan buen amigo ..."

Recordemos siempre hay alguien que nos espera, siempre con nosotros el buen Amigo  a nuestro lado. Podemos conocerlo a él y a nosotros mismos a través de un diálogo que es la oración.

 Juan +

Wednesday, March 13, 2013

"Santo Padre, Nuestra familia de carmelitas descalzos, descalzas y seglares le da la más calurosa bienvenida."

CARTA DEL PADRE GENERAL DE LOS CARMELITAS DESCALZOS, SAVERIO CANNISTRÀ, OCD A S.S. FRANCISCO.

Santo Padre,

Nuestra familia de carmelitas descalzos, descalzas y seglares le da la más calurosa bienvenida. Con la sencillez que nos han transmitido nuestros padres y nuestras madres en el Carmelo, le abrimos la puerta de nuestro corazón. Cuente con nosotros, Santidad, con estos sus hijos e hijas en Cristo Jesús.

Nuestra Santa Madre Teresa nos enseñó a vivir el don de la fe en comunión de amor con la Iglesia, en espíritu de obediencia al Vicario de Cristo, poniendo nuestras vidas al servicio del Reino. Esto hicimos con sus predecesores y esto haremos con usted.

Manteniendo en nuestro corazón un sentimiento de profunda gratitud hacia su predecesor Benedicto XVI, cuya vida tanto nos ha ayudado a poner los ojos en Cristo, hemos vivido con serenidad confiada, oración expectante y gozo emocionado la elección del nuevo Papa. Cada día le decíamos al Señor:

“Muéstranos al que has elegido para guiar la nave de Pedro en este tiempo de gracia”. Y ahora que le hemos visto, acogemos en Su Santidad a aquel a quien Dios nos ha enviado.

Gracias de corazón por haber dicho sí. Imaginamos que no habrá sido fácil hacerlo frente a las arduas tareas que le esperan. Pero hemos visto en su rostro la humildad verdadera de quien se ofrece como instrumento del Señor, del que deja que sea Él mismo quien obre a través de sus palabras, de sus decisiones, de sus acciones.

En Su Santidad hemos reconocido una vez más la obra del Espíritu, su fuerza renovadora, que guarda continuamente sorpresas para sus fieles y por esto damos gracias a Dios.

Santo Padre, querríamos decirle con un poco de atrevimiento que deseamos ser sus amigos. Querríamos que nuestra familia del Carmelo sea para Su Santidad como una nueva Betania, donde pueda descansar de sus fatigas y donde, juntos, podamos hablar de las cosas que más amamos: de nuestro Amigo Jesucristo, de su Iglesia, de los más necesitados de nuestro tiempo. El nombre que ha escogido nos anima a hacerlo: es el nombre de quien, siguiendo las huellas de Cristo, ha querido ser siempre el más pequeño entre sus hermanos.

Seremos con usted misioneros cuando se pondrá en camino para anunciar el Evangelio a todo el mundo. Nos uniremos a Su Santidad cuando proclame con valentía y fuerza la paz y la justicia del Reino de Dios. Cuando aparezca la cruz, nos tendrá a su lado para abrazarla junto a usted. Y estaremos a su lado, también, cuando se retire en oración para hablar al Corazón de Jesús.

Ponemos su pontificado bajo la protección de María, que para nosotros es “Flor del Carmelo, Viña florida, Esplendor del cielo, Virgen fecunda, Madre tierna, Estrella del mar”.

¡Que Dios le bendiga!

Sus hijos e hijas del Carmelo Descalzo.

SAVERIO CANNISTRÀ, OCD

Fuente:http://www.carmelitaniscalzi.com/vercommunicationes.php?Id=3985